Por más de una década, la diseñadora costarricense, Ingrid Cordero ha estado explorando el uso del textil, el desperdicio y uso de los residuos de la moda y el concepto de moda lenta (slow fashion). Ha vivido y trabajado dentro de esta industria desde varias praxis: como diseñadora, creadora, editora de moda y educadora.

En ECO01, Cordero presenta una serie de fotografías foto performáticas, cuyo resultado son esculturas orgánicas generadas por el entrelace entre tela y cuerpo. Su propuesta es una secuencia arquitectónica de figuras abstractas conformadas por textura, y a su vez, simultáneamente, movimiento y quietud. Son acompañadas por dos hamacas cuyo propósito son que el espectador interactúe con ellas libremente. Las hamacas son objetos funcionales, una forma de arte social, en la que el espectador es un elemento fundamental para completar la obra.

En su obra Cordero se aleja de las limitaciones de la moda y el diseño y, en su lugar, explora el uso, lo sensorial y las cualidades del textil de una forma no convencional. Mediante una serie fotográfica y una instalación interactiva, cuerpo y textil se convierten en uno. Desligado de su significado etimológico, el uso de la palabra eco es el resultado de la repetición, en su caso, del ejercicio del diseño. Así, las piezas de esta muestra son el eco -el rebote- de un ejercicio y práctica en curso, además del estudio del textil como materia prima, cuya forma e interacción no se completa hasta que es ocupada por un cuerpo. En las obras que conforman esta muestra vemos a esta artista emergente ir más allá de puntos de referencia, estereotipos y clasificaciones de cómo percibimos el textil. Cordero se vale en la tela y la industria de la confección para hablar y comunicar acerca de cómo consumimos  y sobre el comportamiento del usuario con respecto a los objetos funcionales.

Inmersión, 2017. Hamaca de inmersión, 100%algodón acolchado. Dimensiones variables

Serie ECO01, 2017. C-Print, Foto Performance. 11×17” / Ed. 1/3